Pablo Pérez Hernández


Pablo Pérez Hernández


En los años que estuve en Infantil había fiesta del agua y las veces que lo hicieron me divertí un montón. También en Infantil, todos los viernes a la hora del comedor sacaban las palas y nos divertíamos mucho.


Me llevo un grato recuerdo de este pequeño gran colegio, donde los profesores nos quieren como en una familia.





MI PASO POR EL COLEGIO


Llegué al colegio en Infantil de Tres años. Cuando entré estaba asustado. Durante los tres cursos de Infantil mi tutor fue Daniel. En los años que estuve en Infantil había fiesta del agua y las veces que lo hicieron me divertí un montón. También en Infantil, todos los viernes a la hora del comedor sacaban las palas y nos divertíamos mucho.

En Primero de Primaria me dio Maite. En Inglés nos daba Pepe y cuando nos portábamos bien nos daba lentejas fritas y estaban buenísimas. Recuerdo como anécdota que un día estábamos en los ordenadores haciendo trabajos de pintores y Jaime llamó a Maite y en lugar de llamarle por su propio nombre la llamó mamá y nos reímos todos. El último día de Primero íbamos a hacer una actuación: los chicos se tenían que quitar la camiseta y las chicas la camisa y se les veía un top. Yo no me quería quitar la camiseta porque tenía vergüenza y la verdad, después me arrepentí porque nos los pasamos muy bien.

En Segundo, Tercero y Cuarto la tutora fue Luci. En Segundo llegó al colegio un nuevo alumno: Álex y me alegré mucho porque era diferente a los demás…le costaba mucho hablar en español. En lugar de chaqueta decía “yaqueta” y le enseñé a decir la palabra bien. Como Álex vivía antes en Filipinas y allí hablaba inglés, sacaba 10 en todos los exámenes de esta asignatura.

En Tercero mi hermana se había ido del cole, había pasado al instituto y el primer día me sentí bastante solo y triste pero mis amigos me ayudaron.

Recuerdo que el 18 de octubre, cuando estaba en Cuarto, fue el día que falleció mi perro y al día siguiente tenía clase y estuve todo el día llorando y gracias a Adrián me animé bastante.

En Quinto y Sexto nos dio clase Agustín que era nuestro tutor. Con él y con Fran, el profesor de ciencias, nos fuimos de Viaje de fin de curso a Asturias y Cantabria desde el 9 al 16 de mayo. Cuando quedaban 3 días para venirnos de regreso unos cuantos niños de clase se pusieron malos de la tripa y vomitaron. Los demás niños pensamos que nos podíamos contagiar del virus y por la noche nos cambiamos de habitación para no contagiarnos. Los que estaban enfermos durmieron juntos en la misma habitación. Cuando íbamos a salir para los lagos de Covadonga Jaime le dijo a Yeray H. que echase perfume porque olía mal el dormitorio y Yeray H. echó todo el perfume y olía muy fuerte. Esto lo cuento como anécdota. ¡Todas las excursiones del viaje fin de curso me encantaron!

Me llevo un grato recuerdo de este pequeño pero gran colegio, donde los profesores nos quieren como en una familia y donde nos enseñan para que vayamos bien preparados para el instituto.







No hay comentarios:

Publicar un comentario