Lucía Rodríguez García


Lucía Rodríguez García



Tenía 3 años cuando llegué por primera vez al CEIP Francisca Santos Melián. Mi primer día de cole fue muy divertido. Cuando entré a clase encontré un mundo nuevo, lleno de niños, profes…


¡Gracias a todos/as por enseñarme tanto, les echaré de menos!





MI PASO POR EL COLEGIO


Tenía 3 años cuando llegué por primera vez al CEIP Francisca Santos Melián. Mi primer día de cole fue muy divertido. Cuando entré a clase encontré un mundo nuevo, lleno de niños, profes…

Llegué a clase y vi a mi primer profesor, que era Daniel, y a todos mis compañeros y mis compañeras… me adapté muy bien (un poco triste porque no estaba acostumbrada a estar sin mis padres).

El primer día nos presentamos y me acuerdo que Daniel era muy buen profesor y nos enseñaba muchísimas cosas importantes, sobre todo el respeto. Además de las asignaturas que teníamos, nos enseñó una canción que cantábamos todas las mañanas y era: “Sol solito, caliéntame un poquito; para hoy y para mañana, y para toda la semana: lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo”.

En 4 años seguíamos teniendo al mismo profesor, me acuerdo que desde 4 años hasta 5 años tuvimos un profesor de inglés que se llamaba Pepe, y que nos daba unas semillas (lentejas fritas) a las que llamábamos "friedlenty". Él era un profesor muy simpático y muy relajado, una vez tuve un sueño con él… ¡y soñé que flotaba! Al siguiente día le pregunté que si él flotaba y se empezó a reír, yo me quedé un poco extrañada pero después me reí a coro con él.

En 5 años también seguía teniendo el mismo tutor: Daniel. Cuando terminábamos el curso siempre hacíamos una fiesta del agua, donde había piscinas llenas de agua con pelotas para jugar, también había un cañón de espuma y circuitos de juegos de Educación Física. Esa fiesta siempre la hacíamos en la cancha de baloncesto y el circuito lo hacíamos en la cancha de fútbol. En ese curso, cuando ya se terminaba, tenía muchos nervios porque sabía que iba a pasar a Primaria y no sabía con el profe o la profe que me iba a tocar. Tenía miedo de que nos separáramos de Daniel porque fue un profesor que significó muchísimo para mí, tanto en el colegio como en mi vida y no quería que dejara de ser nuestro profesor.

Finalizado Infantil, pasé a Primero. En el principio de curso tenía intriga de qué maestro o maestra que nos iba a tocar…fue una profesora llamada Maite, era genial, buena, alegre, cariñosa… Daba muy bien las clases y aprendíamos muchísimo con ella. Siempre nos llevaba a excursiones divertidísimas que tenían una parte de juego y otra de enseñanza. En mitad de curso, ya casi acabando el segundo trimestre, Maite tuvo una enfermedad y la sustituyó un profesor llamado Fran que después se fue del colegio. Todos estábamos muy tristes en esa etapa del colegio porque nuestra profesora estaba enferma y teníamos mucha preocupación por ella, pero le dimos muchas fuerzas desde el colegio para que superara su enfermedad y dejara sus miedos atrás… ¡Y así fue! Superó su enfermedad y todos nos pusimos muy contentos. Volvió a darnos clase lo que quedaba del curso y después se fue a otro colegio porque no era una profesora fija.

En Segundo nos tocó una profesora llamada Luci, ella es muy elegante y muy guapa, simpática y divertida que daba y da muy bien las clases porque aprendes mucho con ella, sobre todo en la asignatura de Matemáticas, en la que es “una genio”. En Segundo vino un niño nuevo a clase llamado Alexander, era de Filipinas y no sabía hablar español, todos lo acogimos con los brazos abiertos y a medida que pasaba el tiempo le íbamos enseñando más español y nuestros juegos tradicionales. Recuerdo que el primer día que llegó a clase teníamos delante de nuestras mesas un cartelito con el nombre de cada alumno, para que no se confundiera y se los aprendiera poco a poco. Ahora se ha vuelto un crack del fútbol y de Educación Física.

En Tercero seguíamos con la misma profesora, Luci, que cada curso nos iba enseñando cosas nuevas. En este curso cambiamos de clase, nos “mudamos” (por así decirlo) al otro edificio donde ahora dan Inglés, Ciencias y Música. En este curso entró una niña nueva a clase, llamada Jaquelín. Al principio nos presentamos y yo fui la primera en hablarle, le enseñé todo el colegio para que se adaptara a él y estuviera cómoda. También entró un niño nuevo llamado Fabián que al final del curso se fue. Me acuerdo que siempre a final de curso, en la fiesta que hacíamos, Luci siempre traía helados y golosinas para todo el mundo junto con la comida que traíamos todos los de la clase…¡¡¡¡Estaban riquísimos!!!!

En Cuarto ya nos habíamos adaptado más a nuestra nueva clase, teníamos más carteles en las paredes, la clase más distribuida y más ordenada. Aquí también vinieron dos niños nuevos, los dos se llaman Daniel, en principio se confundían cuando los llamábamos por los nombres, pero después empezamos a llamarlos por su nombre más su apellido. Daniel Perera recuerdo que la primera vez que entró a clase estaba un poco distraído y en la hora de lengua nos presentamos, Dani P. empezó a contarnos chistes sobre él que en verdad no tenían sentido y desde el principio nos cayó muy bien, al igual que Daniel González, que también era divertido pero un poco tímido al principio.

Ya en Quinto cambiamos de clase y de profesor, la clase fue en el otro edificio (donde habíamos dado 3, 4 y 5 de Infantil, Primero y Segundo), nos tocó un nuevo profesor llamado Agustín que es muy buen profesor, muy serio, pero a veces cuenta sus típicos refranes que hacen gracia a todo el mundo. Tuvimos una asignatura nueva que era Francés, nos daba y nos da una profesora llamada Carmen que es muy guapa, muy buena profesora y muy buena persona. Las clases eran y son divertidas con ella porque es un idioma nuevo que tenemos intriga de conocer un poco más a fondo.

A finales de Quinto estaba muy nerviosa porque ¡ya pasábamos a SEXTO!, ya éramos los mayores del cole y daba un gustito muy bueno.

Pasado Quinto empezamos en Sexto con el mismo tutor: Agustín. Yo ya tenía las ideas claras, era el último curso y tenía que esforzarme como lo había hecho en los anteriores cursos.

Hace poquito llegó una niña nueva llamada Shannon, es una muy buena persona y muy buena compañera, se adaptó muy bien a nosotros, el primer día no habló mucho, pero es normal porque un cambio así de un colegio a otro no lo supera cualquiera.

Este año me han pasado muchas cosas buenas y malas, pero siempre superándolas con mi segunda familia llamada “mi clase”. En este curso me he dado cuenta de lo importante que son los estudios, pero sobre todo la amistad, sin amigos ni familia no vamos a ninguna parte. Me da mucha pena separarme de mis amigos para pasar al instituto. Esta amistad entre todos no se va a acabar porque siempre recordaremos los momentos buenos y malos que hemos pasado juntos y que hemos superado ayudándonos unos a otros, como nuestro último profesor nos ha enseñado: “seremos guapos/as, pero ser buena persona es lo que más cuenta”.

Quiero agradecer a todos los profesores/as que me han dado a lo largo de estos años clase, y a un profesor especial que es el de Ciencias y Educación Física llamado Fran. Él es mi mejor profesor. Al principio, cuando lo conoces es un poco serio, pero después cuando te adaptas a él te resulta muy divertido y muy gracioso. Con él se aprende otro método de estudiar que funciona muy bien y es un grandísimo profesor, tanto enseñando como persona.

¡GRACIAS A TODOS/AS POR ENSEÑARME TANTO, LES ECHARÉ DE MENOS!







No hay comentarios:

Publicar un comentario