Jaquelin Hernández Hernández

Jaquelin Hernández Hernández


Recuerdo que mi primer día en este colegio llegué por la entrada y como no conocía a nadie quería que mi madre me acompañara a la clase. Cuando entré a la clase me gustó porque era todo muy ordenado y no había alboroto.


El próximo curso nos vamos al instituto y me queda pena dejar este colegio, donde he tenido grandes y buenos profesores, además de los buenos ratos que he pasado.




MI PASO POR EL COLEGIO


Llegué al Colegio Francisca Santos Melián en Tercero de Primaria. Antes de llegar estuve en otro colegio, pero por algunas circunstancias me cambié a este colegio. Me apunté a este colegio porque tengo dos primas: María y Sara que me dijeron que este cole estaba muy bien y los profesores eran muy buenos a la hora de explicar.

Recuerdo que mi primer día en este colegio llegué por la entrada y como no conocía a nadie quería que mi madre me acompañara a la clase. Cuando entré a la clase me gustó porque era todo muy ordenado y no había alboroto. Me hicieron que me presentara y que dijera cómo me llamaba, dónde vivía, etc. Al principio me sentaron con un niño que ni siquiera conocía llamado Adrián. Después de presentarme y todo eso, fuimos a colocar los libros en el casillero y una niña llamada Lucía me empezó a hablar del cole y de los niños y niñas de clase. En el segundo trimestre me hice amiga de muchos y ya hablaba más con todos.

Yo llegué con un nivel muy bajo del otro colegio así que me tuve que poner las pilas para sacar buenas notas. Me acuerdo que mi profesora se llamaba Luci, una profesora encantadora, cuando no entendíamos algo nos lo explicaba hasta que lo entendiéramos. Ella nos dio clase en Tercero y Cuarto de Primaria. Todavía sigue dando clase en el colegio.

En Cuarto ya había cogido el suficiente nivel para no suspender. Todavía nos estaba dando clase Luci. Me acuerdo que tuve una mejor amiga que era Lucía, con la que hablé el primer día de clase.

En Quinto tuve un nuevo profesor que se llamaba Agustín al cual le cogí mucho cariño pues me ayudó mucho. En este curso cambiaron las cosas en cuanto a los compañeros porque a veces me enfadaba con algunos, pero después nos perdonábamos.

Pasamos a Sexto de Primaria y seguimos con el mismo profesor que era nuestro tutor. En este curo sacaba buenas notas porque me esforzaba mucho. Me acuerdo de una anécdota en la que estábamos en el comedor y Yeray H. le tiró un vaso de agua a Pablo por encima y Yeray dijo: -Ya estás bautizado Pablo.

Me acuerdo que me reí mucho, y fue muy gracioso.

El próximo curso nos vamos al instituto y me queda pena dejar este colegio, donde he tenido grandes y buenos profesores, además de los buenos ratos que he pasado.





No hay comentarios:

Publicar un comentario