Adrián Cabrera Cabrera

Adrián Cabrera Cabrera


Con tres años llegué al CEIP Francisca Santos Melián. Me acuerdo que en mi primer día de clase llegué llorando, pero me acompañaron mis padres, que me esperaron fuera. Recuerdo que nada más entrar en clase me quedé impresionado, porque no me imaginaba el aula así.


Del colegio me quedo con las buenas relaciones entre compañeros y con los profesores. Han sido nueve años muy bonitos para mi vida.



MI PASO POR EL COLEGIO


Con tres años llegué al CEIP Francisca Santos Melián. Me acuerdo que en mi primer día de clase llegué llorando, pero me acompañaron mis padres, que me esperaron fuera. Recuerdo que nada más entrar en clase me quedé impresionado, porque no me imaginaba el aula así. Después vi a mis compañeros, que estaban igual que yo. A continuación me senté en un banco con ellos, y nuestro profesor Daniel nos habló de lo que haríamos en clase, de cómo pasaríamos lista, etc. En las siguientes semanas me fui incorporando al grupo, y poco a poco nos fuimos haciendo amigos. Durante estos años Daniel nos enseñó a comportarnos en el cole, en las excursiones, etc. Era muy divertido aprender jugando.

Después de Daniel me dio clase Maite, en Primero de Primaria. Ese año empezó mi hermano Moisés al colegio y yo me sentía importante porque sentía que yo tenía que protegerlo. Lo que más recuerdo de este curso es el primer día que salí al patio de los mayores, porque estaba muy asustado, pero poco a poco me di cuenta que no pasaba nada. Recuerdo que íbamos mucho de excursión.

Mis mejores años de colegio fueron de Segundo de Primaria para delante, porque ya empezaron a gustarme algunas asignaturas. En Segundo me dio Luci, y estaba asustado porque no sabía cómo era, tenía tanto miedo que los primeros días no quería ni ir al colegio. Con Luci empezamos a trabajar más en el cole, porque hasta ahora combinábamos tiempo de juego y de trabajo. En este año llegó mi compañero Alex, que cuando vino sólo hablaba Inglés, pero Luci le escribió una bienvenida en Inglés y preparó unos carteles con nuestros nombres. Con el paso del tiempo Alex se fue haciendo más amigo nuestro, y nos dimos cuenta de que era un gran compañero.

Cuando pasé a Tercero de Primaria tuve un nuevo profesor de Ciencias, Fran. Él nos contaba historias con las que aprendí muchas cosas y empezamos a hacer trabajos en equipo en los que a veces nos enfadábamos pero normalmente nos divertíamos mucho. Una anécdota curiosa es que la primera tarea que Fran me mandó no la hice porque me olvidé y Fran me reprendió, pero me vino bien para aprender que tenía que ser responsable. Ese año a final de curso nos fuimos de excursión a Teno alto con Fran para ver restos de los guanches. Fue muy emocionante ir con nuestros padres a ver cosas que habíamos aprendido durante el curso.

En el curso de Cuarto llegaron dos niños nuevos: Daniel Perera y Daniel González. Todos los profesores decían que éramos un buen curso, y Fran nos felicitó por lo mucho que habíamos mejorado con los trabajos.

A partir de Quinto mi tutor fue Agustín, que también me dio en Sexto. El primer día de clase de Quinto todos estábamos muy nerviosos porque no conocíamos muy bien a Agustín, pero después perdimos el miedo.

De Sexto lo que más recuerdo es el viaje a Asturias, donde lo pasamos genial. Todos nos divertimos mucho, y las actividades que más me gustaron fueron canoas, cañón y visita a los lagos de Covadonga. En el viaje compartí habitación con 5 niños más, y nos reíamos siempre por las noches. También nos sirvió el viaje para conocer mejor a los profesores, porque hasta ahora no los conocíamos como personas, sino como profesores.

Del colegio me quedo con las buenas relaciones entre compañeros y con los profesores. Han sido nueve años muy bonitos para mi vida, y les agradezco mucho a todas las personas que me han ayudado.







No hay comentarios:

Publicar un comentario