Zuleima García Santana

Zuleima García Santana


Estos años me han servido para aprender mucho, para ver las cosas desde otra perspectiva… Destacaría a mis compañeros, compañeras y profes como lo más positivo de mi paso por el colegio.



De mayor me gustaría ser o profesora de infantil o de educación física, o bombera.





MI PASO POR EL COLEGIO


Mi llegada a la escuela fue un poquito dura pero solo los primeros días, ya que después me fui adaptando y me hice amigas, entre ellas Rebeca e Inés S, con ellas estaba todo el día.

Me acuerdo que en infantil de tres años tuvimos como profesora a Gladis, era muy buena. En la asignatura de inglés teníamos a la “ticher”, una profesora que significó mucho para mí, ya que me enseñó un montón de cosas y era muy divertida.

Recuerdo que en el recreo Rebeca, Inés S y yo, les decíamos a las maestras que íbamos al baño a hacer “pipí” y cogíamos agua, nos la poníamos en la boca y la llevábamos hasta el trocito de arena que ya teníamos preparado, donde no nos viera la profesora, con esto hacíamos chocolate.

Me lo pasaba muy bien en aquella época. Otra de las cosas que me acuerdo es que para mí el patio grande era como otro mundo, aunque algunas veces las niñas de otros cursos, como las de quinto y sexto, entraban a nuestro parque y se ponían a jugar con nosotras, y eso nos gustaba mucho.

En infantil de cuatro años estaba súper adaptada. Como maestra me tocó Alicia, esta profe significó muchísimo para mí, ya que fue mi maestra preferida antes de pasar a primaria. Ella siempre, después de los recreos, junto a Tema, nos hacía una especie de cosquillitas suaves en la espalda, a eso lo llamábamos hormiguitas. Con esta profe, fuimos a una excursión al Loro Parque, allí Ali nos puso en parejas, y teníamos que ir con esa persona para todas partes agarrándonos de las manos, a mí me tocó con Alberto. Cuando llegamos a la zona de los delfines, los monitores le dijeron a Lorna si quería ir a dar una vuelta en bote con los delfines, pero ella dijo que no, entonces se lo dijeron a Lucas y éste fue. Dio una vuelta por allí y finalmente le dio un beso al delfín. Yo quería ir.

Se suponía que en infantil de cinco años me tenía que tocar con Ali otra vez, pero ésta se tuvo que ir. Mi maestro en este curso fue Daniel. Este infantil no me gustó mucho porque entonces ya pasábamos a la zona de los grandes y esto me daba mucha vergüenza. También porque se fue mi querida amiga Inés S. y me puse bastante triste, ya que había significado mucho para mí. Pero estuvo muy bien, sobre todo con el profesor que nos tocó.

En primero y segundo nos tocó con Ana. Esta profesora fue muy buena y muy divertida, también significó muchísimo para mí, me hizo dar unos avances increíbles en esos cursos que estuve con ella. Pero nunca me gustaba que se fuera de viaje porque venían maestras sustitutas y no nos gustaban nada. A Daniel, nuestro compañero, una profe sustituta de Ana, le echó una botella de agua por encima, y siempre escogía a una niña para todas las cosas.

Ana, cada vez que había un cumpleaños, nos ponía en el centro de la clase sentado en una silla con la mesa y nos sacaba una foto, la silla estaba decorada con flores que hacíamos nosotros... En todos los recreos estaba todo el rato con Rebeca, ya que Inés Suárez no estaba porque se había cambiado de colegio, también me acuerdo que todas las chicas nos reuníamos en un sitio, poníamos la comida en un mismo “taper” que llevábamos y como habíamos troceado la comida, Claudia decía: ¡A COMER!, y todas empezábamos a comer. Luego, cuando terminábamos, íbamos Rebeca y yo al terrero de lucha con arena y nos poníamos a coger nuestras cosas pequeñitas y a esconderlas dentro, a mí se me perdió un anillo.

En primero nos tocó como profesor de inglés Pepe, él siempre estaba con su guitarra, y todas las veces que nos ponía a hacer fichas o páginas de los cuadernillos, empezaba a cantar y eso nos relajaba mucho, y hacíamos las fichas mejor, algunas veces nos ponía en círculos y hacíamos juegos.

En segundo tenía un amigo que estaba dos cursos después que yo y eso ayudaba a que las demás personas se llevaran bien conmigo.

En tercero y cuarto mi tutora fue Alba, con ella hacíamos bastantes tareas, pero nos lo pasábamos muy bien en clase, porque ella era divertidísima, menos cuando se enfadaba. Con ella tuve mi primer 10 en matemáticas y eso que parecía imposible. También me gustaba porque cuando hacía un examen y por ejemplo tenías un ocho, ella decía “bueno te lo subo a un nueve por presentación”, eso me pasó muchas veces. En este curso estaba un niño, con el que nos reíamos mucho, porque él decía cada vez que llegaba a clase, “Alba, ¿puedo ir al baño?”, y Alba le decía “Pero, tú no sabes que tienes que hacer pis antes de venir a clase”, y el niño le contestaba, “es que el váter lo tengo roto”, y así todos los días, al final el váter nunca se lo arreglaron.

En cuarto se nos fueron nuestro amigo Joel y Natalia y empezó con nosotros Jony, un niño bajito, con los pelos rizados y gracioso.

En quinto curso no estábamos muy seguros de quién nos iba a tocar de profesora, pero resultó que llegó una profesora bastante buena, la mejor podría decir. Ella era Mary, ésta era, y es, muy buena. Con ella he aprendido mucho y hemos hechos trabajos impresionantes, que nos han ayudado a aprender un montón de cosas. Me encantó este curso. Aquí ya empezamos con francés, nos lo dio Carmen y el inglés, Raquel. Ya no estaba Diego con nosotros. En este curso tuvimos unos corresponsales con los que nos intercambiamos cartas y regalos, a final de curso nos pudimos conocer porque hicimos dos encuentros, uno en nuestro cole y otro en el de ellos. Fue muy divertido quedarnos todos juntos en el albergue.

En sexto nos siguió tocando con Mary, menos mal. Ya no estaba con nosotros Ángel, pero llegaron Angélica, Priscila e Inés Suarez, mi amiga. En este curso también hemos hecho muchos trabajos, como en quinto. Fuimos de viaje de fin de etapa a Madrid, me gustó mucho. ¡Ojalá lo volviéramos a repetir!

Mis compañeros y compañeras me han enseñado a ser feliz, a trabajar en grupo, a hacer amigos… Mis maestros han significado mucho para mí, ya que me han enseñado mucho, y quiero que el día de mañana ellos me recuerden a mí tanto como yo a ellos. Quiero destacar a Fran que siempre ha estado ahí con nosotros, por esas excursiones que hemos hecho con él y que tanto nos han enseñado.

Estos años me han servido para aprender mucho, para ver las cosas desde otra perspectiva… Destacaría a mis compañeros y profes como lo más positivo de mi paso por el colegio.

Mi mejor momento en el colegio ha sido conocer a mis amigos y amigas. Me voy sabiendo que hay unos profesores muy buenos en este colegio y que podré contar con ellos para lo que necesite. Me llevo muchos recuerdos de mi paso por el colegio y sé que nunca los olvidaré. Y espero que, en el colegio, todo siga como hasta ahora.

De mayor me gustaría ser o profesora de infantil o de educación física, o bombera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario