Rebeca Baussou García

Rebeca Baussou García


Destacaría como lo mejor de mi colegio que todos los profesores, profesoras, alumnos y alumnas nos tratamos como si fuéramos una familia.



De mayor querría ser veterinaria o maestra de infantil y me gustaría que los profesores y profesoras nos recordaran.






MI PASO POR EL COLEGIO


Mi llegada a la escuela fue buena. Uno de los primeros días le di una patada sin querer al bedel, que era el tío de Claudia porque me quería ir con mi madre. Me parecía muy grande y un sitio para ir a jugar.

En infantil de tres años nos daba clase Gladis. Recuerdo que todos y todas poníamos los vasos donde estaba el lavabo y yo no llegaba, entonces ella me lo alcanzaba.

En cuatro años nos dio clase Alicia. En ese curso me acuerdo que fuimos al Loro Parque y Lucas le dio un beso a un delfín e Inés cogió un loro en la mano.

En cinco años, casi siempre, Daniel, Zule y yo estábamos haciendo “comiditas” con agua y tierra. Le decíamos a las cuidadoras si podíamos ir al baño y cogíamos el agua con la boca.

En primero y segundo nos dio clase Ana, que ya no está en el cole. Me acuerdo que ella fue buenísima con nosotros.

En tercero y cuarto, Alba fue nuestra tutora. Cómo no, lo que más recuerdo son los chupetes de pitufos que nos traía cuando nos portábamos bien y también me acuerdo que muchas veces nos hablaba de sus hijos…

Y en quinto y sexto hemos estado con Mary. Ella es súper trabajadora y quiere que todo lo hagamos muy bien, es muy buena maestra. Nos ha recalcado mucho el tema de la igualdad, el compañerismo y hemos hecho muchas actividades como el banco del tiempo, las asambleas, las responsabilidades…

Tenemos muchas anécdotas para contar. Recuerdo cuando éramos muy pequeños, en cuatro o cinco años, que Tema para que estuviéramos en silencio, nos hacía unas hormiguitas en la espalda y así nos tranquilizábamos.

También que cuando estábamos en clase con Ana, ella se cayó en una excursión y entonces vino una sustituta; pues como Daniel no paraba de hablar, le echó una botella de agua por encima.

Pensar en estos años que he estado en el colegio me produce, en parte nostalgia porque he pasado mucho tiempo con mis amigos y amigas, profesores y profesoras… y, en parte, alegría al pensar lo bien que lo hemos pasado.

Mis maestros y maestras me han enseñado a respetar a otras personas, a colaborar, a ayudar a nuestros compañeros y compañeras, a no meternos en problemas…, además de a leer y a escribir y muchas cosas más. Mis compañeros y compañeras me han enseñado a tener una buena amistad y a pasárnoslo bien. Y otras personas, como las cuidadoras de comedor, a comportarme bien comiendo.

Estos años en el cole me han servido para estudiar, para hacer buenos amigos y amigas…

Destacaría como lo mejor de mi colegio que todos los profesores, profesoras, alumnos y alumnas nos tratamos como si fuéramos una familia.

Mi mejor momento ha sido cuando vinieron los corresponsales de Guía de Isora a nuestro colegio. El peor, cuándo teníamos que salir a actuar porque teníamos muchos nervios.

Me voy del colegio, pero siempre recordaré que yo estudié aquí y que me dieron clase los mejores maestros y maestras del mundo. Me llevo unos grandes amigos y amigas, maestros y maestras y también muchas cosas aprendidas.

Y espero que mis compañeros y compañeras sigamos comunicándonos.

De mayor me gustaría que los profesores y profesoras nos recordaran y querría ser veterinaria o maestra de infantil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario