Pablo Expósito González

Pablo Expósito González


Creo que en el colegio he aprendido a ser mejor persona. Destacaría como lo más positivo de mi colegio que, como es muy pequeño, SIEMPRE hay cerca alguna persona que te puede ayudar.



De mayor me gustaría ser una buena persona y trabajar de camarero como mi padre.





MI PASO POR EL COLEGIO


En mi llegada al cole sentí un poco de miedo ya que era pequeño, no me gustaba separarme de mis padres. Esta llegada no fue buena, ya que el primer día de clase me abrieron el labio y tuve que ir al médico con mi abuela y con mi madre. Aparte de lo del labio, no pasó nada más y me lo pasé muy bien, estando en clase y jugando con mis amigos y amigas.

El colegio en aquella época me parecía un sitio donde podía jugar todo lo que quería porque, como éramos pequeños, estábamos todo el día jugando y haciendo cosas divertidas.

Uno de los recuerdos que tengo de infantil es que Tema nos hacía las “hormiguitas”, que era que nos tocaba en la nuca haciendo cosquillas. Si nos portábamos mal, entonces no había “hormiguitas”, cosa que a todos nos fastidiaba, porque nos encantaban las hormiguitas.

En primaria me acuerdo que no sabía leer nada y en menos de una semana me quedé leyendo con gran precisión, gracias a los libros que me había comprado mi madre y también gracias a las clases de Ana.

También recuerdo que como en primero y segundo se escribía en el libro cuando, el primer día de clase de tercero, Alba mandó un ejercicio, yo lo hice en el libro, porque no sabía que había que hacerlo en la libreta.

Una anécdota graciosa para mí ocurrió en segundo, cuando Ana se hizo una herida en el pie y estuvo de baja. En el tiempo que estuvo de baja, una nueva profesora nos dio clase y como Daniel no se callaba, le tiró un vaso de agua y todos nos partimos de la risa.

Creo que todos estos años se me han pasado volando y que ya nos vamos al instituto. Los profesores me han enseñado de todo, a sumar, a restar, multiplicar, a dividir, a ser educado a ser mejor amigo, etc.

En el colegio he aprendido a ser mejor persona. Destacaría como lo más positivo de mi colegio que, como es muy pequeño, si alguien te pega, SIEMPRE hay cerca alguna persona que te puede ayudar. Se debería mejorar los bancos de los patios, porque están todos rotos y a veces no me he sentado porque pienso que se van a caer.

Mi mejor momento en el colegio fue el jueves pasado, en el festival de Canarias, cuando cantamos “Somos Costeros” y mi peor momento fue cuando me partieron el labio.

Me voy sabiendo que he aprendido mucho. Me llevo todo el saber que me han dejado mis maestros y maestras. Y espero que todo ese saber me sirva de algo en el instituto

De mayor me gustaría ser una buena persona y trabajar de camarero como mi padre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario