Alba Méndez González

Alba Méndez González


Lo más positivo del colegio para mí ha sido lo que he aprendido, lo que he conocido y cómo lo he aprendido.


De mayor quiero estudiar psicología. Seguro que podré, porque los maestros y maestras que he tenido, y tengo, me han inculcado valores estupendos. Ser psicóloga es mi sueño.







MI PASO POR EL COLEGIO


Nada más llegar al colegio, me gustó mucho. Mi madre pensó que yo no me lo iba a tomar bien, que iba a llorar, pero en realidad me gustó un montón, me lo pasaba muy bien.

Recuerdo que en “el período de adaptación” que teníamos los niños y niñas de tres años para conocer el cole, uno de los días mi madre llegó tarde a recogerme y yo le dije ¡Mamá no quiero irme, no ves que hay más niños! Ella me contestó que mi grupo ya se había ido.

Gladis, nuestra maestra de tres años, fue una maestra muy buena para mí, nos empezó a motivar desde muy chiquititos... Me acuerdo de nuestra primera excursión con ella, fue al Parque de La Libertad, aún tengo fotos.

 En infantil de cuatro años, nuestra profesora fue Alicia. De este curso me acuerdo muy poco. Eso sí, no puedo olvidar que Alicia y Tema siempre, después del recreo, para que nos relajáramos, nos hacían cosquillitas en la espalda, las llamábamos “hormiguitas”.

En infantil de cinco años, nuestro profesor fue Daniel. Ya con él empezamos a leer. Y también tuvimos “hormiguitas”.

Un momento que nunca olvidaré fue cuando Daniel nos echó la bronca porque llevábamos muchas pinturas al colegio. Otra anécdota me ocurrió un día que estábamos bailando con él en clase, ese día una compañera llamada Sara no había acudido a clase y por lo tanto su silla estaba encima de la mesa. Nos teníamos que agachar y levantar y en ese movimiento me di en la frente y me salió un chichón enorme.

En primero y segundo de primaria tuvimos de profesora a Ana. Ana ya se fue del cole, pero todavía la recordamos con mucho cariño.

Una de las veces, Ana se fue de viaje a Madrid y allí se fastidió la pierna. En su sustitución vino otra profesora. Ella varias veces le mandaba a callar a Daniel, pero él no le hacía caso, así que una vez se cansó tanto que le echó una botella de agua encima. En el recreo nos decía que teníamos que maquillar a los chicos.

En tercero y cuarto tuvimos como tutora a Alba, la conocíamos porque los cursos anteriores había sido nuestra maestra de Música. Con ella ya escribíamos y leíamos perfectamente, aprendimos a multiplicar y a dividir y empezamos a hacer tarea en nuestra casa. Alba nos inculcó muchos valores y, a veces, nos traía chupetes en forma de pitufos. ¡Nos encantaban!

En quinto de primaria llegó una profesora nueva al colegio, Mary. Con Mary, estudiamos algo que nunca habíamos aprendido con otros: LA IGUALDAD. La igualdad para nosotros fue algo que nos marcó. Con ella hemos hecho muchos encuentros, nos ha fomentado el estudiar y nos ha mostrado los problemas que hay en el mundo.

En sexto continuamos con ella. Mary siempre nos ha enseñado cómo comportarnos, nos ha mandado muchos trabajos, y con eso nos ha preparado para el instituto. El viaje que hicimos con ella fue muy emocionante.

Anécdotas tenemos muchas. Una de ellas es de quinto, nuestra profesora de Inglés, algunas veces, decía que si no nos sentábamos bien, ella se sentaba encima de nosotros, ¡y más de una vez lo cumplió!

Hablar sobre mi paso por el colegio me gusta mucho, estos recuerdos me hacen sentir bien.

Todos los profesores y profesoras que hemos tenido han sido muy buenos y simpáticos. Me han enseñado a respetarnos los unos a los otros, a cómo estudiar… Mis compañeros y compañeras me han enseñado a cómo cuidar la amistad y lo que es una buena amistad. Las cuidadoras me han enseñado a comer bien, el respeto en el comedor.

He aprendido muchos valores, cómo cuidarme, cómo respetarnos y cómo comportarme. Todo esto lo he aprendido mediante el día a día en el cole.

El colegio me ha servido para formarme de cara al día de mañana, para conocer los contenidos básicos, cómo estudiar y cómo relacionarme.

Lo más positivo del colegio para mí ha sido lo que he aprendido, lo que he conocido y cómo lo he aprendido.

Hay algunas mesas, sillas y más cosas que están un poco deterioradas, rotas y muy sucias, que habría que mejorar.

Mi mejor momento en el cole ha sido el tener la oportunidad de conocer a mis maestros y maestras, el conocer a mis cuidadores y monitores y, por supuesto también, el conocer a mis amigas y a mis amigos de clase, que siempre me han ayudado, me han hecho reír y me han apoyado en los malos momentos.

El peor momento fue cuando mis primos mayores se fueron del colegio.

Me voy muy contenta porque he conocido a unos profesores y a unas profesoras magníficas. También me voy con unos compañeros y compañeras muy buenas.

Me llevo una experiencia muy buena, una lujosa experiencia con todos los maestros, maestras, amigas y amigos y monitores.

Espero que el instituto sea tan gratificante como el cole, que los profes sean tan buenos como los del colegio y que los compañeros y compañeros que tenga en el instituto sean igual de simpáticos que los del cole.

De mayor quiero estudiar psicología. Seguro que podré, porque los maestros y maestras que he tenido, y tengo, me han inculcado valores estupendos. Ser psicóloga es mi sueño.

1 comentario:

  1. Pues a por ello,que querer es poder.......adelanteeeeeeeee!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar